lunes, 19 de junio de 2017

meditación anapanasati - pregunta sobre la concentración y pensar

Pregunta
¿Cuando dices que debo concentrarme en la nariz se trata de pensar en la nariz?

Respuesta
No.
Es cierto que la mayoría de las veces cuando hablamos de concentrarnos, se refiere por ejemplo a concentrarnos en una lectura o en una película, o concentrarnos, en clase, en lo que nos están explicando. O cuando estamos resolviendo una pregunta o un problema. Todos esos ejemplos implican pensar. Pensar de forma focalizada. Estar concentrado.

En el caso de la técnica de meditación anapasati, se trata de concentrarse en las sensaciones que se tienen o se sienten en la zona de la nariz (el borde de las fosas nasales, el interior de las fosas nasales, la zona del bigote, el borde del labio superior).

Hay una concentración de la atención y no del pensar.

Pregunta
Sin embargo los pensamientos siguen...

Respuesta
Si. Los pensamientos seguirán. La idea es que los dejes estar, pero no pongas o dediques tu atención a ellos sino que trates de tener tu atención en cualquier sensación que tengas en la zona indicada.
No trates de tener la mente en blanco o de controlar la mente. En esta técnica de meditación eso es distracción. La atención sólo debe estar en la zona indicada.





Pregunta
En algunas ocasiones se forma en mi mente una imagen de la nariz o de la zona donde estoy teniendo las sensaciones.

Respuesta
Si. Esto comienza a suceder. También es una distracción porque entonces nuestra atención está con la imagen mental y no en o con las sensaciones.

La técnica consiste en focalizar la atención en las sensaciones que aparecen en la zona indicada, especialmente el aire que pasa, el aire que entra y el aire que sale.


Ref. Ilustración de Billy Shannon





domingo, 11 de junio de 2017

meditación anapanasati - algunas sensaciones iniciales

La instrucción básica de la anapanasati es concentrar nuestra atención en el aire que entra y sale por nuestras fosas nasales y todas las sensaciones asociadas a la respiración en la zona del bigote y que bordea las fosas nasales en la nariz.

En las primeras prácticas de la meditación anapanasati he tenido o me han dicho algunas sensaciones iniciales. Existen infinidad de estas sensaciones iniciales, solo describiré algunas esta vez.

Las más comunes son el aire que entra y que sale, la temperatura del aire por ejemplo. Cosquilleos sobre el labio o en las fosas nasales. También se puede comenzar a sentir humedad por mucosidad o por sudor en la zona. Y se puede comenzar a sentir como que la nariz o zonas de la nariz palpitan o pequeños latidos o palpitaciones en puntos específicos de la zona indicada.

También surgen algunos fenómenos de sinestesia, es decir algunas sensaciones tactiles como un palpitar o un cosquilleo se convierten en una imagen mental del punto o zona donde se sienten. En tales casos, aunque es algo divertido o entretenido de sentir, es necesario volver sobre la sensación tactil de la zona.

Sucede también que surgen sensaciones en otras partes del cuerpo que nos distraen y en esos casos también la indicación es volver la atención sobre el aire que entra y el aire que sale en la zona indicada.

En las practicas iniciales compartimos estas sensaciones para podernos familiarizar con el estado inicial de la experiencia y con la variedad de sensaciones en las cuales podemos concentrar nuestra atención.

lunes, 5 de junio de 2017

qué se quiere en un encuentro germinal

Que queremos en cada encuentro: 1. La mayor autenticidad. 2. Ver, a la luz de la paz y la gracia con nosotros mismos, nuestra actualidad y nuestras circunstancias.

miércoles, 31 de mayo de 2017

"información disponible" en el encuentro germinal

Este es un escrito de prueba sobre el tema de la "información disponible"
de hecho, es un ejemplo en sí de la "información disponible".

Hay mucha información que conocemos por lecturas, porque nos la han dicho, entonces la evocamos en ciertos momentos.
El sentido de esta reflexión es que en algunos momentos de la terapia cierta información, de otra índole, aparece en la mente de los participantes (puede ser el consultante o el asesor, hablo más del asesor aquí pero aplica para el consultante también)

Cuando se está en la zona del encuentro germinal ciertas informaciones aparecen disponibles

tanto personales como teóricas

y es "evidente" que es el momento de decirlas

pongo entre comillas evidente porque es una manera de decirlo. No se trata de algo racional o intelectual.

hay otros momentos que parece pertinente decir ciertas cosas o interesante, pero en esos momentos no se trata de lo que en esta reflexión escrita llamo "información disponible".

Este escrito es un ejemplo de "información disponible" porque me encontraba en el baño y de repente tuve presentes ciertos momento de una sesión de esta noche y tuve el insight de esa cuestión de la información disponible en ciertas cosas que le dije a la persona. Y sentí con certeza que debía escribir de eso en el blog aunque es la primera vez que lo pienso así, y que pienso además en el término "información disponible". (que ya estoy colocando en las etiquetas de esta publicación).

Uno tiene mucha ocurrencias durante una sesión, la mayoría no son "información disponible" en el sentido que lo escribo o lo expreso aquí. Son cosas reactivas que tenemos en la mente por la formación en psicología o por el hecho de ser personas (en el sentido más general del término, no lo que en ciertos enfoques filosóficos se llamaría ser persona).

Incluso a veces en nuestra mente hay como un acceso a información de la persona que escuchamos sin que ella nos la haya dicho, lo que pasa es que eso implica un alto margen de error, como dirían en PNL uno puede tener una sugestión tipo "lectura de mente". Pero a veces no es eso. A veces es lo que llamo aquí información disponible. Incluso de nosotros mismos (actuando como escuchantes o asesores) nos aparecen informaciones de nosotros mismos conocidas o novedosas, que tienen ese toque, ese carácter de la información disponible . También la información disponible puede ser de un acceso a información teórica, o "teórica" entre comillas para indicar que no es sólo teoría sino como un saber, como una sabiduría a la que uno accede (también le puede suceder al consultante insisto, porque si no se piensa que el terapeuta es un elegido o iluminado al que le puede suceder eso y al consultante no).

Hasta aquí parece llegar el momento, este momento, de escribir sobre esto. Es como si la información disponible tiene su momento, y cuando su momento pasa ya se vuelve información "buena" o sólo interesante, incluso puede convertirse en incorrecta e inapropiada, pero ya deja de ser información disponible y diría que esa información disponible es profunda. Uno la VE. Otra cuestión a reflexionar es si siempre que aparece la información disponible hay que decirla, creo que no. A veces sólo está ahí para ser vista, conocida. Es necesario tener también claridad y serenidad en que sea el momento de decirla.

*

Pensé también mientras escribía en las personas que dicen ver los archivos akásicos, dentro de las cuales debe haber muchas que no los leen en realidad, pero dentro de las que realmente los ven o los leen creo que se podría tratar de otro ejemplo de la experiencia de "información disponible".

viernes, 19 de mayo de 2017

Pregunta sobre la validación de las emociones del otro

Recibí esta noche (mayo 18 de 2017) la siguiente pregunta:

"Estoy de acuerdo con la validación pero sigo sin entender bien cómo hace una persona para validar y al tiempo poner un límite. Por ej en orden a respetar a tu pareja se puede reconocer un asunto e incluso disculparse. Supongamos que el ofendido continua enojado por días, pues lo que sucedió lo impactó de un modo tal que pasaron los días y no se recupera. Que hace quien espera si en serio siente que el asunto no da para tanto, o en su defecto que hace si por la distancia se siente dejado a un lado. Lo que te quiero decir es hay una línea muy fina entre los dos contextos, qué es validar al otro y en qué punto es sano intervenir para aclarar la situación. Igual puede pasar en todas las relaciones, entre compañeros, amigos, familiares. Se necesita desarrollar una empatía muy sensitiva y conocer al otro para validar y nutrir la relación. En mi opinión la validación efectiva no es simple.

Respuesta:

De acuerdo, la validación no es simple.
El ejemplo que pones es bueno para pensar lo siguiente: no existe auténtica validación del otro si no existe autenticidad con nosotros mismos y auto-validación.

Si la persona que ofendió a la otra siente que es demasiada seriedad, demasiada indignación, demasiado tiempo, también es su sentir y es bien que lo valide, que se valide a sí misma. Eso no significa invalidar el sentir del otro.

Si la persona en el ejemplo se siente cansada de esperar debe actuar sin tratar de cambiar al otro.
si quiere y si hay el espacio y momento de expresarle lo que siente (que ya no le parece, que se cansó de esperar, etc) hacerlo con respeto y sin la idea de que el otro cambie.

Si no quiere o si no hay el espacio o el tiempo debido también a que el otro sigue ofendido, actuar, actuar de acuerdo a cómo estés sintiendo. Si la persona no quiere esperar más, no debería seguir esperando más.

Si lo auténtico es que la persona no acepta del otro que se indigne por tanto tiempo, no le parece que el otro le tome tanto tiempo "recuperarse", como dices tu en el ejemplo, eso es lo real, no acepta eso, eso no implica que lo invalide, es su experiencia con eso, mientras lo respete, mientras no trate mal al otro por ser como es, mientras no intente corregirlo, direccionarlo hacia como le parezca que debe ser, entonces no hay invalidación.

martes, 4 de abril de 2017

meditación anapanasati - dos prejuicios sobre la meditación

Hablaré, esta vez, de dos prejuicios sobre la meditación.

El primer prejuicio es que la meditación equivale a relajación
Puede que si existan técnicas o ejercicios de meditación tendientes también a la relajación o acompañados de relajaciones. Pero no necesariamente la meditación implica relajación.

Por un lado la meditación es un trabajo. Implica un ejercicio de la atención en concentrarse y eso implica dificultad y uso de energía (*). Por otro lado, a través de la meditación puede suceder que afloren ansiedades, aflicciones, dolores físicos, y esto conlleva incomodidad y tensión.

(*) Evado aquí la palabra "esfuerzo" porque, aunque suene contradictorio, hay un sentido en el que no debe haber esfuerzo. Me refiero a sufrir por meditar, u obsesionarse con meditar, esforzarse. Debe ser natural, "sin esfuerzo". Debe ser grácil.

El segundo prejuicio es: la mente se calma con la meditación.

Este es muy extendido y se ha naturalizado. Expresiones como "vaciar la mente" ya incluso hacen parte de la cultura popular. O el famoso "Too many mind" de la película El último samurai.

En el caso de la meditación anapana el objetivo no es calmar la mente, ni para poder meditar es necesario que la mente se calme.

Lo que comenzamos a observar al meditar es que la mente está siempre activa. Nuestro ejercicio es que aunque sea así podamos concentrar nuestra atención en la respiración. Es decir, que la atención no se distraiga con el espectáculo de la mente, ni sus laberintos que muchas veces sin darnos cuenta nos enredan y arrastran nuestra atención.

Sin que podamos atribuir una intencionalidad o voluntad a la mente, en sentido metafórico diría que la mente siempre está seduciendo a la atención. El trabajo en la anapana es darse cuenta de esa dinámica y mantener la atención en la respiración.

Mientras más tiempo nos hemos dedicado a meditar si puede pasar (o no) que, indirectamente, la mente se vuelva gradualmente menos turbulenta, pero el trabajo de la meditación anapana no es sobre la mente sino en la atención.






lunes, 9 de enero de 2017

Breve diccionario de las reuniones germinales

Germinal

Del lat. germinālis.
1. Perteneciente o relativo al germen.


Germen

Del lat. germen.
1. Esbozo que da principio al desarrollo de un ser vivo.
2. Parte de la semilla de que se forma la planta.
3. Primer tallo que brota de una planta.
4. Microorganismo patógeno.
5. Principio u origen de una cosa material o moral.


Germinar

Del lat. germināre.
1. Dicho de un vegetal: Comenzar a desarrollarse desde la semilla.
2. Dicho de algo moral o abstracto: Brotar, crecer, desarrollarse. Germinar las virtudes, los vicios, la libertad.


Brotar 

De brote.
1. Dicho de una planta: Nacer o salir de la tierra. Brotar el trigo.
2. Dicho de una hoja, de una flor o de un renuevo: Nacer o salir en la planta.
3. Dicho de una planta: Echar hojas o renuevos. Este árbol empieza a brotar.
4. Dicho del agua: Manar, salir de los manantiales.
5. Dicho especialmente de las viruelas, del sarampión o de los granos
6. Dicho de una cosa: Tener principio o empezar a manifestarse.
7. Dicho de la tierra: Echar plantas, hierba, flores, etc.
8. Arrojar, producir.


Brote

Del gót. *brŭt; cf. a. al. ant. broz.
1. Pimpollo o renuevo que empieza a desarrollarse.
2. Acción de brotar (‖ empezar a manifestarse). Brote de viruela, de racismo.

Intensidad

De intenso.
1. Grado de fuerza con que se manifiesta un agente natural, una magnitud física, una cualidad, una expresión, etc.
2. Vehemencia de los afectos del ánimo.


Intenso

Del lat. intensus.
1. Que tiene intensidad.
2. Muy vehemente y vivo.


Expresión

Del lat. expressio, -ōnis.
1. Acción de expresar. La libre expresión del pensamiento.
2. Especificación, declaración de algo para darlo a entender.
3. Palabra, locución o conjunto de palabras sujetas a alguna pauta.
4. Efecto de expresar algo sin palabras.
5. Manifestación de los afectos y de las emociones por medio de la gesticulación.
6. Cosa que se regala en demostración de afecto a quien se quiere obsequiar.
7. Plano de expresión
8. En algunas corrientes de la fraseología, combinación fija de palabras que permite escasa variación morfológica y que tiene valor de enunciado.
9. Conjunto de términos que representa una cantidad.
10. Acción y efecto de exprimir. Zumo obtenido por expresión de plantas medicinales.
11. Memorias (‖ saludo por escrito o por medio de tercera persona).


Animar

Del lat. animāre.
1. Infundir vigor a un ser vivo.
2. Infundir ánimo o energía moral a alguien.
3. Incitar a alguien a una acción. Le animó a ir al cine.
4. Dar vida o animación a una obra de arte.
5. Comunicar a una cosa inanimada vigor, intensidad y movimiento.
6. Dar movimiento, calor y vida a un concurso de gente o a un paraje.
7. Dicho del alma: Dar vida al cuerpo.
8. Vivir, habitar.
9. Cobrar ánimo y esfuerzo.


Inspirar 

Del lat. inspirāre 'soplar'.
1. Aspirar el aire exterior hacia los pulmones.
2. Infundir o hacer nacer en el ánimo o la mente afectos, ideas, designios, etc.
3. Sugerir ideas o temas para la composición de una obra literaria o artística.
4. Dar instrucciones a quienes dirigen o redactan publicaciones periódicas.
5. Dicho de Dios: Iluminar el entendimiento de alguien y mover su voluntad.
6. Sentirse motivado por alguien o algo para el desarrollo de la propia creación. Falla se inspira en temas populares.
7. Dicho de una obra, especialmente artística: Encontrar su aliciente o modelo en algo o en alguien. Su novela se inspira en la vida de Quevedo.
10. Decidirse, determinarse a hacer o decir algo. Se animó a venir.


Alentar 

Del lat. vulg. *alenitāre, por *anhelitāre, y este de anhelāre 'respirar, alentar'.
1. Animar, infundir aliento o esfuerzo, dar vigor a alguien o algo.
2. Absorber el aire,
3. Cobrar ánimo,
4. Descansar del trabajo.
5. Mejorar, convalecer o restablecerse de una enfermedad.


Excitar 

Del lat. excitāre.
1. Provocar o producir una reacción o una respuesta en algo o en alguien.
2. Ocasionar o estimular un sentimiento o pasión. Su riqueza excita la envidia de sus compañeros.
3. Causar en alguien entusiasmo, enojo o alegría. La idea del viaje me excita. Se excita con la falta de puntualidad de sus empleados.
4. Producir a alguien nerviosismo o impaciencia. El niño se excita con las visitas.
5. Despertar deseo sexual.
6. Producir o intensificar, mediante un estímulo, la actividad de una célula, órgano u organismo.
7. Crear un campo magnético mediante el paso de una corriente eléctrica por un conductor, como en un electroimán.
8. Poner en oscilación un circuito eléctrico.
9. Hacer pasar un electrón de un nivel cuántico a otro más elevado en un átomo.



Infundir 

Del lat. infundĕre.
1. Causar en el ánimo un impulso moral o afectivo. Infundir miedo, fe, cariño.
2. Dicho de Dios: Comunicar al alma un don o una gracia.
3. Echar un líquido en un recipiente.
4. Poner un simple o medicamento en un líquido por cierto tiempo.


Afectar

Del lat. affectāre.
1. Poner demasiado estudio o cuidado en las palabras, movimientos, adornos, etc., de modo que pierdan la sencillez y naturalidad.
2. Fingir (‖ dar a entender lo que no es). Afectar celo, ignorancia.
3. Dicho de una cosa: Hacer impresión en alguien, causando en él alguna sensación.
4. Atañer o incumbir a alguien.
5. Menoscabar, perjudicar, influir desfavorablemente.
6. Producir alteración o mudanza en algo.
7. Dicho de una enfermedad o de una plaga: Producir o poder producir daño en algún órgano o a algún grupo de seres vivientes.
8. Imponer gravamen u obligación sobre algo, sujetándolo el dueño a la efectividad de ajeno derecho.
9. Destinar una suma o un bien a un gasto o finalidad determinados.
10. Destinar bienes o derechos a un uso o servicio público.
11. Apetecer y procurar algo con ansia o ahínco.
12. Anexar (‖ unir).


Mover

Del lat. movēre.
1. Hacer que un cuerpo deje el lugar o espacio que ocupa y pase a ocupar otro.
2. Menear o agitar una cosa o parte de algún cuerpo. Mover la cabeza.
3. tr. Dicho de una persona o de una cosa: Dar motivo o estímulo a alguien para algo. Aquella injusticia nos movió a intervenir. Mover a risa, a piedad, a lágrimas.
4. Causar u ocasionar algo.
5. Alterar, conmover.
6. Excitar o dar principio a algo en lo moral. Mover guerra, discordia, trato.
7. Abortar el feto. Era u. t. c. intr.
8. Dicho de una planta: Empezar a brotar por la primavera.
9. Principiar un arco o bóveda.
10. Echar a andar, irse.

Sentir

Del lat. sentīre.
1. Experimentar sensaciones producidas por causas externas o internas.
2. Oír o percibir con el sentido del oído. Siento pasos.
3. Experimentar una impresión, placer o dolor corporal. Sentir fresco, sed.
4. Experimentar una impresión, placer o dolor espiritual. Sentir alegría, miedo.
5. Lamentar, tener por doloroso y malo algo. Sentir la muerte de un amigo.
6. Juzgar, opinar, formar parecer o dictamen. Digo lo que siento.
7. En la recitación, acomodar las acciones exteriores a las expresiones o palabras, o darles el sentido que les corresponde. Sentir bien el verso.
8. Presentir, barruntar lo que ha de sobrevenir. U. especialmente hablando delos animales que presienten la mudanza del tiempo y la anuncian con algunas acciones.
9. Dicho de una persona: Formar queja de algo.
10. Padecer un dolor o principio de un daño en parte determinada del cuerpo. Sentirse de la mano, de la cabeza.
11. Hallarse o estar de determinada manera. Sentirse enfermo.
12. Considerarse, reconocerse. Sentirse muy obligado.
13. Dicho de una cosa: Empezar a abrirse o rajarse. Sentirse la pared, el vidrio, la campana.
14. Dicho de una cosa: Empezar a corromperse o pudrirse.

sin sentir

1.  Inadvertidamente, sin darse cuenta.



Vivir

Del lat. vivĕre.
1. Tener vida.
2. Durar con vida.
3. Dicho de una cosa: durar
4. Pasar y mantener la vida. Francisco tiene con qué vivir. Vivo de mi trabajo.
5. Habitar o morar en un lugar o país.
6. Obrar siguiendo algún tenor o modo en las acciones, en cuanto miran a la razón o a la ley.
7. Mantenerse o durar en la fama o en la memoria después de muerto.
8. Acomodarse a las circunstancias o aprovecharlas para lograr sus propias conveniencias. Enseñar a vivir. Saber vivir.
9. Dicho de una cosa: Estar presente en la memoria, en la voluntad o en la consideración.
10. Dicho de Dios: Estar en la memoria, en la voluntad o en la consideración yasistir particularmente a alguien con sus inspiraciones.
11. Estar (‖ permanecer con cierta estabilidad). Vivir descuidado. Vivir ignorante de algo.
12. tr. Sentir o experimentar la impresión producida por algún hecho o acaecimiento. Hemos vivido momentos de inquietud. Todas sus alegrías y suspenas las vivimos nosotros.



Presente

Del lat. praesens, -entis.
1. Que está delante o en presencia de alguien, o concurre con él en el mismo sitio. Las personas presentes votaron a favor. 
2. Dicho del tiempo: Que es aquel en que está quien habla.
3. Obsequio, regalo que alguien da a otra persona en señal de reconocimiento ode afecto.
4. Tiempo que sitúa la acción, el proceso o el estado expresados por elverbo en un lapso que incluye el momento del habla.
5. Forma verbal que corresponde al presente. El presente de indicativo de cantar es canto.


Reunión

1. Acción y efecto de reunir.
2. Conjunto de personas reunidas.


Círculo

Del lat. circŭlus, dim. de circus 'cerco'.
1. Área o superficie plana contenida dentro de una circunferencia.
2. Circunferencia (‖ curva).
3. Cosa con forma de círculo.
4. Circuito o corro.
5. Club o sociedad con fines recreativos o culturales.
6. Casino (‖ asociación de adeptos a un partido político).
7. Local o edificio donde se reúnen los miembros de un círculo.
8. Conjunto restringido de personas que se agrupan con un fin particular.
9. Sector o ambiente social. Círculos financieros, aristocráticos, sindicales.



Encuentro

De encontrar.
1. Acto de coincidir en un punto dos o más cosas, a veces chocando una contra otra.
2. Acto de encontrarse (‖ dar con alguien o algo).
3. Oposición, contradicción.
4. Discusión, pelea o riña.
5. Entrevista entre dos o más personas, con el fin de resolver o preparar algún asunto.
6. Reunión de expertos en alguna materia con el fin de intercambiar opiniones y experiencias.
7. Acción y efecto de topetar (‖ dar con la cabeza).
8. En el juego de dados y en algunos de naipes, concurrencia de dos cartas o puntos iguales; p. ej., cuando vienen dos reyes, dos doses, etc.
9. Ajuste de estampaciones de colores distintos.
10. Lance del juego del billar en que la carambola se produce por retruque.
11. Competición deportiva.
12. Ceremonia que se celebra por Semana Santa en algunos pueblos, consistente en que una imagen de Jesús y otra de la Virgen, después de recorrer calles distintas, se encuentran en una plaza.
13. Sobaco (‖ arranque del brazo con el cuerpo).
14. Macizo comprendido entre un ángulo de un edificio y el vano más inmediato.
15. Ángulo que forman dos carreras o soleras.
16. Choque, por lo general inesperado, de las tropas combatientes con sus enemigos.
17. En las aves, parte del ala, pegada al pecho, desde donde empieza esta.
18. En los cuadrúpedos mayores, puntas de las espaldillas que por delante se unen al cuello.
19. Maderos con que los tejedores de lienzos aseguran el telar para que no decline a una ni a otra parte.
20. Claros que se dejan al imprimir para estampar allí letras con tinta de otro color.


Encontrar

Der. del lat. vulg. in contra 'en contra'.
1. Dar con alguien o algo que se busca.
2. Dar con alguien o algo sin buscarlo.
3. Dicho de una persona: Tropezar con otra.
4. Oponerse a alguien, enemistarse con él.
5. Dicho de dos o más personas o cosas: Hallarse y concurrir juntas a un mismo lugar.
6. Hallarse en cierto estado. Encontrarse enfermo.
7. Opinar diferentemente, discordar de otros.
8. Conformar, convenir, coincidir.
9. Hallar algo que causa sorpresa. Se encontró con aquella catástrofe.


Silencio

Del lat. silentium.
1. Abstención de hablar.
2. Falta de ruido. El silencio de los bosques, del claustro, de la noche.
3. Falta u omisión de algo por escrito. El silencio de los historiadores contemporáneos. El silencio de la ley. Escríbeme cuanto antes, porque tan largo silencio me tiene con cuidado.
4. Pasividad de la Administración ante una petición o recurso a la que la ley da un significado estimatorio o desestimatorio.
5. Toque militar que ordena el silencio a la tropa al final de la jornada.
6. Pausa musical.



Referencia de todas las definicionesReal Academia Española. Diccionario de la lengua española
http://dle.rae.es/?w=diccionario